Historia de la Aviación Mundial

El Flyer I

El aeroplano de los hermanos Wright, con el que se inicia la historia de la aviación moderna.

La fecha del 17 de diciembre de 1903 se ha tomado como el punto de partida de la aviación moderna, por cuanto en esta fecha los hermanos Wright realizaron el primer vuelo controlado de un aeroplano.
Cuando realizamos un análisis de la historia, nos damos cuenta que entre esa fecha y la primera demostración en público del Flyer de los hermanos Wright existe una gran brecha de tiempo y una cantidad de incógnitas de merecen analizarse. Todo el trabajo que realizaron los hermanos Wright (Wilbur y Orville) fue realizado en el más absoluto secreto, por cuanto estos dos personajes tenían en sus mentes dos objetivos, el primero era el conseguir una patente tan amplia que los dejara como amos absolutos de toda aeronave que quisiere volar, puesto que se proclamaban como los inventores del arte de realizar un vuelo controlado de un aeroplano. El segundo objetivo fue el desarrollar su aeroplano para que cuando al fin se mostrara en público fuera totalmente controlado y muy poderoso. Nadie conoció el aeroplano de los hermanos Wright hasta cuando se realizaron las primeras pruebas en público en octubre de 1908, es decir casi 5 años después de que ellos dicen haber realizado sus primer vuelo.
Los hermanos Wright publicaban sus avances siempre coincidiendo con el anuncio de alguna gran hazaña por parte de todos los que trabajaban y hacían de la aviación su pasión a lo largo del mundo. A partir de 1908 todas las ferias a lo largo del mundo comenzaron a realizar demostraciones de esos osados pilotos que recorrían el mundo arriesgando sus vidas en esas endebles máquinas construidas artesanalmente y empujadas por los nuevos motores de bajo peso que todos los días salían al mercado.
flyer-wright
Los Wright consiguieron su patente en 1906, y ya con ella en sus manos se dedicaron a tratar de realizar negocios en todo el mundo de sus aeronaves, pero con una particularidad, pretendían un alto precio (se habla de hasta $300.000 dólares de la época), y no le mostraban a nadie su producto ni se lo dejaban probar hasta que no les firmaran los contratos y les entregaran el dinero. Ellos tenían en mente que la aviación sería de gran utilidad para la guerra y de que a la hora de ocurrir ésta, nadie se ocupaba del precio. Se realizaron contactos secretos con muchos gobiernos, que tenían interés en la misteriosa máquina, pero no se concretaban en último momento por la negativa de este par de Yankees a dejar que el cliente probara el producto.
Dado que en Europa se iban realizando grandes progresos en la aviación en muchas de esas naciones, tal es el caso de Francia, los Wright estaban empeñados en atacar en los tribunales a todo el que consideraran podría ser su competencia a la hora de realizar sus negocios. Fue así como apoyados en grandes alianzas con fuertes y poderosos empresarios europeos que estaban interesados en la comercialización de sus aviones, la emprendieron en Francia contra Henry Farman, alegando que el diseño de sus aeroplanos violaba sus patentes, y lo mismo realizaron contra el norteamericano Glenn Curtiss, que ya estaba negociando aeroplanos con el ejército de los Estados Unidos.
El diseño del primer biplano Flyer de los hermanos Wright se basaba en su invención de unas alas reformables, que junto al timón de cola, estaban atadas por una serie de mecanismos y de cables a una especie de cuna en el ala inferior al lado del motor, sobre la que el piloto se acostado boca abajo, y al mover sus caderas desplazaba la cuna, que ocasionaba la torsión en sentido opuestos de las alas y el movimiento del timón de cola, haciendo girar el aeroplano hacia el lado deseado. Además de ello al frente habían adicionado un canard, que el piloto controlaba con una palanca en su mano izquierda desde la que al mover el canard, inclinaba hacia arriba o hacia abajo el biplano. El motor que fue fabricado según sus necesidades en ese momento tenía una potencia de 12 hp, que impulsaba dos hélices situadas a ambos lados detrás del piloto, que eran impulsoras. Como el aeroplano estaba basado en las experiencias en el planeador diseñado por ellos, no disponía de ruedas, sino de dos patines, diseñaron un mecanismo de riel sobre el que el aeroplano se desplazaba durante el impulso de arranque. Todos estos mecanismos fueron diseñados y construidos en un cuarto en la parte de atrás de su taller de bicicletas en Dayton, Ohio.
Un punto que es necesario también aclarar, es de que para impulsar su primer Flyer, ellos contaban con la catapulta, con la que aún en 1908 impulsaban sus aeroplanos para despegar. La otra es de que la distancia y la duración del primer vuelo realizado por Orville, desde el punto en que el avión emprendió su carrera de despegue fue de 37 metros y con una duración de 12 segundo, un pequeño salto, donde el aeroplano se despegó del riel elevándose unos 60 centímetros del suelo y recorriendo unos cuantos metros. Durante el día se turnaron, para completar los cuatro vuelos, el último de los cuales fue de 260 metros y 60 segundos, donde al final cayo bruscamente y sufrió daños de consideración. Los vuelos fueron realizados en una pequeña localidad en Kill Devil Hills (Carolina del Norte), lugar escogido por los Wright por sus fuertes y continuos vientos, aptos para el vuelo en su planeador y contaron con la presencia de cinco testigos. Los Wright se llevaron el aeroplano desarmado para su taller en Dayton, Ohio, en donde le sacaron algunas piezas del motor y archivaron algunas partes en cajas. Del primer Flyer, sólo quedaron algunas partes, que permitieron años después Orville reconstruyera el Flyer que se exhibe hoy en día en el Smithsonian, luego de haber sido traído de Europa donde primero se presentó al público, y de que el museo firmara un contrato con el cual, nunca se daría crédito en dicho museo a otra máquina que hubiese volado antes que el Flyer.
Dentro de toda esta historia, existió un personaje al que poco conocemos y fue el ingeniero Francés Octave Chanute, quien ya retirado de su carrera en 1883, se dedicó a estudiar sobre aviación, escribió en 1884 un libro titulado, Progress in Flying Machines, dada su avanzada edad apoyó a jóvenes entusiastas en el diseño de planeadores, y tuvo contacto con los más influyentes diseñadores y constructores de aeroplanos de su época. En 1900 se conoció con los hermanos Wright al recibir una carta de Wilbur Wright, y visitó en múltiples ocasiones Kitty Hawk entre 1901, 1902 y 1903 estimulándolos y colaborándoles con su trabajo. Además fue el gran personaje que mantuvo informado al mundo de los avances y trabajos de los hermanos Wright.
La siguiente es una publicación de 1908 de Chanute que nos da una muy buena idea de los hermanos Wright y su trabajo.

El artículo en la siguiente página fue publicado por Octave Chanute, gran colaborador de los hermanos Wright.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *