Historia de la Aviación Mundial

Vuelos de los hermanos Wright

por OCTAVE CHANUTE (1908)
AUTOR DE “PROGRESS IN FLYING MACHINES.” ETC.

Cabe recordar que en diciembre pasado el Cuerpo de Señales del Ejército de los Estados Unidos publicó un anuncio invitando a realizar propuestas para el suministro de una “máquina voladora más pesada que el aire”, de acuerdo a las especificaciones adjuntas. Estas especificaciones han sido criticadas tanto por revistas técnicas extranjeras como estadounidenses por ser increíblemente severas, pero la respuesta oficial, bastante corta fue, que sólo han especificado lo que algunos de los inventores, en entrevistas privadas, han establecido que podrían realizar; que el Gobierno debe protegerse de ser burlado, y que las pruebas se llevarán a cabo con justicia y liberalidad.
A pesar de lo estricto de las especificaciones no se recibieron menos de cuarenta y un propuestas. Treinta y ocho no cumplieron con lo establecido, y tres fueron aceptadas: siendo estas las de J.F. Scott, de Chicago (ya retirado), de A.M. Herring, de Nueva York, que ofreció $ 20.000, y la de los hermanos Wright, de Dayton, O., quien propuso entregar una máquina de vuelo en 200 días a partir de la concesión (08 de febrero 1908) por un importe de 25.000 dólares, un precio muy moderado para un aparato tan único.
Hoy en día se admite que los hermanos Wright han cumplido con los extraordinarios rendimientos reivindicado por ellos en su carta a los Aerophile en 1905 y al Club Aero de América en 1906. Que, a partir de un primer vuelo con una máquina voladora impulsada por motor, el 17 de diciembre de 1903, el pasar la temporada de 1904 aprendiendo a volar en cursos circulares, que se logró en 1905 en el perfeccionamiento de los mecanismos de control con el que se hicieron en el pasado tramos continuo de once, doce, quince, veinte, veintiuno y veinticuatro millas, a una velocidad de alrededor de treinta y ocho millas por hora, aterrizando en todos los casos de forma segura, listo de para iniciar de nuevo una vez se recargado el suministro de combustible.
Estos experimentos se han llevado a cabo en privado en terrenos aislados a ocho millas de Dayton, en acuerdos con los agricultores colindantes y sin que la prensa de diera cuenta de cualquier manera, pero el último vuelo atrajo tanto la atención que muchos llegaron con cámaras a los campos de práctica y los hermanos Wright, se alarmaron al pensar que su secreto fuera develado, dejaron de experimentar de inmediato, desmontado la máquina, y no volaron desde entonces. Hubiera sido quizá preferible haber realizado primero una demostración pública, siempre y cuando a la gente no se le permitiera acercarse a la máquina, puesto que los secretos de su fabricación no son fácilmente detectables cuando están alto en el aire, y luego habría sido fácil de organizar una compañía para explotarla y defenderla.
En lugar de ello los hermanos Wright declararon públicamente lo que habían logrado, y se recibieron estas declaraciones con incredulidad general, por aquellos que no estaban al tanto de lo que se había hecho anteriormente, o aquellos que no conocían los Wright. Se iniciaron las negociaciones para la venta de su invención a varios gobiernos con fines bélicos, pidiendo, hay que confesarlo, precios muy altos. Siendo un poco obstinado pero directo, se cometieron dos errores: el primero, que el principal mercado de las máquinas de vuelo sería para fines de guerra (donde el costo no es importante), en lugar de fines deportivos, ya correctamente decidido por los franceses, y la segunda, que los contratos podrían realizarse sujetos a una máquinas secreta que pudiese volar a treinta o cuarenta millas por hora. Por lo tanto, dos años se perdieron en negociaciones infructuosas. Los hermanos Wright parecen ahora haber cambiado su punto de vista, pero mientras tanto, un gran número de aviadores franceses han comenzado a experimentar, actuando en público, y enseñándose unos a otros, por lo que han obtenido resultados prometedores, aunque todavía aún no iguales al rendimiento de los estadounidenses.
Bajo su contrato con el Gobierno de Estados Unidos los hermanos Wright deberán comenzar las pruebas preliminares de su máquina a comienzos de mayo, pero que no dará a conocer a la prensa hasta el día 8. En vez de operar cerca de su tienda en Dayton, al igual que en 1904 y 1905, fueron a su antigua zona de experimentación en Kill Devil Hills, al sur de Kitty Hawk, Carolina del Norte. Este es un lugar desolado en esa larga lengua de arena, que se extiende a largo de la costa sur de Norfolk, entre Atlantic y Albemarle y Pamlico Sounds. Se trata de una región tan desolada que existe cerca de la civilización, sólo habitado por unos pocos pescadores y los equipos salvavidas del Gobierno. Su acceso es indirecto y tedioso. Este banco de arena es de dos o tres millas de ancho en las cercanías de Kill Devil Hills.
Aquí los Wright estableció su campamento, montado su máquina y comenzó a afinarla. Los periodistas parecen haberlos detectado desde Manteo, un pequeño pueblo a diez millas en la isla de Roanoke, la sede del primer asentamiento de Sir Walter Raleigh en 1585, siendo este suelo, ahora doblemente histórico. A esto siguió un divertido juego, los periodistas, naturalmente, ávidos de información, y los Wright que se resistían firmemente a todo intento de descripción de su máquina, dejando de experimentar cuando los reporteros llegaron a sus alrededor. Lo último que han dicho es la nuevos métodos para mejorar la dirección, los cuales están siendo probados con extrema cautela -precaución que tanto ha contribuido al éxito de los hermanos Wright. El 8 de mayo se registraron diez vuelos, todos ellos perfectos, siendo el más largo de una y media millas. Este demuestra que el ajuste requiere de una ligera alteración. El día 10 tres vuelos fueron reportados, uno de ellos, de dos millas a una velocidad de cuarenta y seis kilómetros por hora. En el aterrizaje el motor de gasolina acumuló un poco de arena, y unos granos de esto son suficientes para ocasionar cortes, por lo que tuvo que ser retirado con cuidado antes se intentaron otros vuelos. En el día 13 se reportaron dos vuelos exitosos, siendo el más largo de tres millas, con la máquina bajo un perfecto control.
En los tres vuelos del día 14 se reportaron notables vuelos realizador por Orville Wright, en una de los cuales voló acompañado por otro hombre en la máquina. Luego Wilbur Wright hizo sólo un vuelo de ocho millas a una velocidad de unos cuarenta y cinco millas por hora, al final del cual la máquina se destrozó detrás de una duna de arena. El operador tenía sólo unos rasguños, y explicó que había cometido un error sujetando la palanca equivocada de los dispositivos de mando instalado recientemente, este es el que dirige el curso hacia abajo, mientras que la otra palanca lo dirige hacia arriba; un error muy probable que ocurra con un hombre nervioso en un nuevo dispositivo de funcionamiento.
La máquina fue enviado de vuelta a Dayton (cerca de 800 millas) para su reconstrucción. Esto no debería ocupar más de dos semanas, cuando se reanuden las pruebas de ajuste, en un lugar que no ha sido revelado. Las pruebas ya realizadas fundamentan de forma absoluta la verdad de lo que los hermanos Wright hasta ahora han afirmado en cuanto a sus logros pasados, y guardan la esperanzas de que si no se producen accidentes desastrosos los hermanos Wright podrán cumplir cumplir con todos los requisitos gubernamentales. Tienen hasta el 28 de agosto para realizar la entrega, y treinta días después de este para las pruebas, por lo que no parece haber suficiente tiempo para reconstruir la máquina y obtener control sobre tan novedosa y complicada invención.
Chicago, Illinois

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *